CÓMO ENVIAR TUS IMÁGENES PARA IMPRESOS

Las imágenes en un cualquier soporte impreso

Las imágenes nos dan viveza en cualquier impreso, ya que dan soporte y refuerzo a los conceptos que queremos transmitir en nuestro folleto para nuestro público. Lejos de saturar el impreso, deben ayudar a entender mejor el mensaje, por eso, suele decirse que “una imagen vale más que mil palabras”.

Por eso no vale cualquier imagen que encontremos por internet, ya que, por bonita que sea, puede frustrar totalmente nuestro mensaje, consiguiendo así el efecto contrario al deseado.  El tamaño, la calidad, la viveza de la misma foto, son cuestiones que vamos a intentar aclarar para que lleguen correctamente a nuestro público.

El enfoque del folleto

Lo primero que debemos debatir es para qué queremos el folleto. No es lo mismo trabajar un folleto interno, que un impreso para clientes, o posibles clientes.  Si queremos promocionar nuestro producto o servicio, debemos saber que esta imagen va a ser nuestra carta de presentación para el cliente que la reciba. Y ya sabemos todos, que «la primera impresión es la que queda».

Calidad de imagen, ¿por qué es tan importante?

Necesitamos tener una calidad de imagen si queremos que nuestras imágenes impresas sean de esa misma calidad y no desmerezcan nuestro trabajo.  También deben tener una coherencia entre ellas, por lo que, en ocasiones pueden necesitar un tratamiento y ajuste pre-impresión.

Tenemos varias opciones:  podemos hacer nosotros mismos las fotos, con los smartphones de hoy en día se pueden conseguir fotos chulísimas, pero debemos tener en cuenta encuadre y luz, como poco. También hay bancos de imágenes gratuitos y de pago que en muchas ocasiones nos pueden sacar de un apuro.  Todo va a depender del tipo de producto y servicio que estemos tratando.

COMBINAR TEXTOS E IMÁGENES

A la hora de diseñar nuestros impresos debemos tener en cuenta que organizar los textos y las imágenes es sumamente importante. Ya que, si ponemos el texto demasiado pegado a la foto, puede ser que nos «comamos» parte de este texto y sea totalmente ilegible.

Tampoco es conveniente poner todas las imágenes juntas y luego un texto largo, ya que dificulta la compresión lectora y se hace más arduo para quien recibe el folleto.

Si vas a usar imágenes como fondo de un texto, debes asegurarte que el texto sea legible y para ello, bien puedes cambiar el color del texto o bien bajar la opacidad de la foto para facilitar la lectura.

El texto, ese gran desconocido.

¿Y porqué desconocido?

Porque toda la tipografía no vale para cualquier impreso. A grandes rasgos, porque este tema daría para muchos artículos, una Comic Sans (que me perdone Vicent Connare) o cualquier tipografía similar, no es una tipografía adecuada para tarjetas, ni cualquier artículo de papelería de empresa.  Hay tipografías divertidas que para un cumpleaños infantil pueden quedar graciosas, pero esa misma gracia la pierden si la ponemos en una factura de empresa.

 

Esperamos que este artículo os haya gustado. Deseando vuestros feedback en comentarios y sugerencias para posteriores artículos.